Capilla ardiente – Wake for doña Cory Aquino:

CAPILLA ARDIENTE – DOÑA CORY AQUINO:

Anoche, después del examen de conciencia, a las 10, cinco de nosotras salimos para ir al gimnasio de la escuela La Salle (distrito San Juan, cerca de la Carretera EDSA, donde tuvo lugar el famoso People Power en 1986) para visitar a la capilla ardiente de la querida Cory Aquino. Hicimos cola –era una larguísima, llegó hasta las calles casi cerca de EDSA–; estábamos como una hora en la fila, que era ordenada, todo el mundo rezando por el alma de ntra queridísima Presidenta. Al llegar al féretro, cada uno tuvo sólo unos segundos para verla: tuvo la cara pacífica y serena… ¡qué bueno poder ofrecer el sacrificio de levantar y esperar horas para dar ntro último respeto a la famosa icono de democracia en Filipinas y en Asia! Regresamos al centro a las 12.30 de la medianoche, contentas de haber ‘participado en un momento importante de la historia de Filipinas’…

Creo que el pueblo filipino ha aprendido a ser gente rezadora del ejemplo de esta Presidenta rezadorísima: tenía una fe y confianza en Dios muy grandes, que son para imitar. Ahora, somos nosotros los que hacemos el turno de ofrecer Misas, rosarios y vigilias para su alma: ‘Tía’ Cory: Ruega por que haya paz y democracia permanentes en este país que tanto has amado! GOODBYE…

Mi amigo Juan León sugiere esta oración que ruego ores conmigo para la querida doña Cory:

“A tus manos, Padre de bondad, encomendamos el alma de nuestra hermana, con la firme esperanza de que resucitará en el último día, con todos los que han muerto en Cristo. Te damos gracias por todos los dones con que la enriqueciste a lo largo de su vida; en ellos reconocemos un signo de amor y de la comunión de los santos. Dios de misericordia, acoge las oraciones que te presentamos por esta hermana nuestra que acaba de dejarnos y ábrele las puertas de tu mansión. Y a sus familiares y amigos, y a todos nosotros, los que hemos quedado en este mundo, concédenos consolarnos con palabras de fe, hasta que también nos llegue el momento de volver a reunirnos en casa del Señor. Amén”

Incorporo también las líneas que me vienen de mi amigo Luis Felipe:

“Goodbye Cory. Espero que en el Cielo guíes a tantos políticos que lo necesitan.” 🙂

Advertisements